Detectar y detener esta enfermedad es posible desde el aula

 

Según la Organización Mundial de la Salud, el cáncer es un problema de salud pública desde 1990, ya que a nivel mundial se estima que cada año se diagnostican 15 casos de cáncer infantil por cada 100.000 niños menores de 15 años.

 

Esta enfermedad es la principal causa de muerte en mexicanos entre 5 y 14 años de edad, conforme a las cifras preliminares 2013 reportadas en el Sistema Estadístico Epidemiológico de las Defunciones (SEED). Actualmente México cuenta con 54 Unidades Médicas Acreditadas (UMA) para la atención de pacientes menores de 18 años con cáncer, pero ello no es suficiente pues cada 4 horas un niño fallece a causa de esta enfermedad.

 

 

La Fundación Interamericana del Corazón te da la bienvenida a FIC Imagina, un proyecto de prevención y detección oportuna de cáncer infantil. Con un programa de educación compartimos con millones de personas información sobre cómo evitar factores de riesgo del cáncer en general y cómo identificar signos y síntomas de los tipos más comunes del cáncer infantil.

 

La detección temprana es una de las claves principales para lograr superar el cáncer y esto es aún más cierto si cabe en el caso del cáncer infantil. El índice de recuperación del cáncer infantil es mayor que en los adultos. Se ha comprobado que si se detecta a tiempo, el cáncer puede disminuir hasta en un 80% y brindar una mayor esperanza de vida.

 

Aunque no existe un factor que muestre cuál es la causa del cáncer en la mayoría de los casos, sí existen diferentes síntomas que, en su conjunto, indican que se debe acudir a un médico pediatra para descartar cualquier signo de esta enfermedad. Alguno de ellos son:

 

  • Pérdida de peso, continua y sin causa aparente.

  • Dolor en los huesos y las articulaciones después de haber tenido actividad física o jugar.

  • Dolores de cabeza acompañados de vómitos, generalmente por la mañana.

  • Hinchazones que no desaparecen, sobre todo en el cuello, las axilas, la ingle y el abdomen.

  • El aumento del volumen del vientre.

  • Petequias, es decir, pequeñas manchas de color rojo vivo que aparece en la piel a causa de una hemorragia subcutánea.

  • Moretones o hematomas que aparecen sin que haya habido golpes previos.

  • Un resplandor blanquecino en los ojos cuando la retina se expone a la luz, como si fueran destellos.

  • Cansancio y palidez constante: Anemia.

  • Fiebre persistente de origen indeterminado o desconocido.

  • Infecciones frecuentes: baja inmunidad a las enfermedades.

 

Es importante resaltar que la presencia de alguno de ellos en un niño no es signo de que el pequeño tenga la enfermedad, más bien se trata de un cuadro en conjunto que se ha repetido como una constante. En la mayoría de los casos, son los profesores quienes notan más estos signos al ser personas que conviven más con los pequeños.

 

Por ello, en esta ocasión FIC Imagina apoya a todos los maestros de la República Mexicana con el lanzamiento de 20 mil becas para la detección oportuna del cáncer infantil. El curso será impartido y promovido por la Universidad Metropolitana de Monterrey y contará con materiales de la más alta calidad para ayudar a que los profesores sean expertos en su prevención. La inscripción al curso se abrirá el 23 de febrero de 2017 y estará disponible hasta cubrir el cupo. Si estás interesado, puedes inscribirte aquí.

 

Imagina un México que previene, que detecta a tiempo el cáncer infantil y que cambia la historia de este padecimiento para siempre. Te invitamos a que como profesor o padre de familia lo imagines y lo hagas posible con nosotros.